Presupuesto

“Tengo todo en mi cabeza”

¿Qué hacer para no llegar “raspando” a fin de mes?

Hay que mantener un control del dinero que ganamos y que gastamos. Y así, saber cuánto nos sobra o nos falta cada mes.

La herramienta para tener ese control es el presupuesto.

¡Alerta!

Durante el mes, hay gastos que hacés y no te das cuenta, lo primero es identificar cuáles son esos gastos porque pueden ser demasiados, ¡y hacen que tu plata no te alcance!

¿Y si nos ponemos a pensar cuánto gastamos en el saldo para el celular cada mes o en las salidas con amigos?

Empecemos a anotar todos esos gastos que hacemos en el día, por más pequeños que sean. ¿Cuánto será que gastamos por semana? ¿Cuánto será que gastamos por mes? ¡Seguro que esto nos ayudará a encontrar una solución!

Siempre ¡Más Vale Saber cuánto gastamos!

Entonces, ¿cuántos tipos de gastos hay?

Gastos obligatorios o fijos

Pagos con monto fijo que hacemos por compromisos. Tenemos que pagar sí o sí. TV cable, alquiler, colegio, distintas cuotas de créditos o electrodomésticos.

Si no pagamos a tiempo nos generan más gastos. Podemos eliminar pero teniendo en cuenta las condiciones establecidas en el contrato.

Gastos necesarios

Son los que tenemos que pagar o comprar sí o sí. Agua, luz, alimentación.

No podemos eliminar pero sí disminuir.

Gastos por gustos

Pagos por servicios o productos que no son necesarios pero generan bienestar. Salidas, equipos electrónicos de último modelo.

Cuando nos aprieta el bolsillo podemos eliminar, o también disminuir y destinar al ahorro.

Gastos imprevistos

Son los gastos que aparecen por hechos que nos toman por sorpresa. Gastos por enfermedad, velatorio, arreglo de la casa.

Pueden desestabilizarnos, por eso es importante tener un ahorro, aunque sea poco.

Gastos del negocio

Son los gastos que hacemos para mantener nuestro negocio o comercio. Salarios, equipamiento, materiales.

Separemos de los gastos del hogar, para tener mejor controlado el negocio.

“Si anoto, igual no me alcanza”

Anotar nuestros gastos cada mes nos permite decidir qué gastos podemos disminuir o eliminar

De esta manera, podemos hacer rendir mejor nuestros ingresos e incluso pensar en opciones de ingreso extra, si no logramos reducir nuestros gastos.

¡Alerta!

Cuando hacés una lista de tus gastos, debés reconocer cuáles son esos gastos que podés disminuir e incluso cuáles son esos gastos que no necesitás hacer y podés eliminar, solo cambiando algunos hábitos y costumbres.

Es hora de comenzar a presupuestar todo

Anotá cuánto entra y cuánto sale de lo que ganás, ¡porque más vale saber! Restá el total de ingresos menos el total de gastos.

El ejercicio anterior te dice cuál es tu situación financiera.

Oikoite (o superávit)

Cuando te entra más dinero del que gastás. Te sobra dinero, podés ahorrar es decir, ¡tenés buena salud financiera!

Jasalvá (o empate)

Cuando la plata que entra y que gastás son iguales. No te falta dinero pero es necesario estar prevenido ante las emergencias, siempre podés ajustar algunos gastos ¡y comenzar a prever lo que venga!

Hendy (o déficit)

Cuando lo que gastás es más que la plata que entra. Es necesario que hagas una revisión de tus ingresos y consideres aumentarlos si es posible, además tenés que revisar tus gastos y ver dónde se puede disminuir; por ejemplo, eliminar gastos que hacés por gustos.

Presupuesto
Presupuesto
Presupuesto
Presupuesto
image
Derechos Y
Responsabilidades
image
Presupuesto
image
Ahorro
image
Deuda
image
Seguro